La hora del aperitivo: ¡un Spritz, por favor!

Uno de los cócteles que más fácilmente es capaz de trasladarte a un paraje italiano, a un momento de relax o a una animada conversación a la hora del aperitivo, es sin duda el Spritz. Pero ¿cómo definir el sabor dulce, amargo, especiado, fresco y chispeante del Spritz? Sigue leyendo y encontrarás algunas claves del aperitivo italiano que puedes disfrutar en La Mafia se sienta a la mesa: el Spritz.

Blog La Mafia - Spritz

Dentro de las bebidas italianas que tanta popularidad han adquirido en el mundo, el Aperol, de la misma forma que el Campari, es uno de los máximos representantes del aperitivo “bitter”, o lo que es lo mismo, amargo. Ambas son excelentes para mezclar con agua, zumos o refrescos y deben la intensidad del sabor a su elaboración con elementos como naranja amarga, ruibarbo y genciana.

Ahora hagamos un poco de historia. Como en todas las historias que merece la pena contar, su origen no se sabe con claridad. Hay voces que hablan de la ocupación de Italia por los austríacos en el siglo XIX como el punto de partida. De ahí podría venir la sonoridad alemana del nombre, que provendría de spritzen, que significa “rociar” en alemán. Los soldados alemanes, acostumbrados a beber cerveza, con su contenido de alcohol, encontraban demasiado fuertes los vinos de la región del Véneto que les servían en las tabernas italianas, así que las rociaban con un poco de agua. De ahí el nacimiento del Spritz blanco, que aún hoy se sirve en algunos bares de Trieste y Udine. Y desde allí, el aperitivo conquistó primero el resto de Italia y después el mundo. Como en todas las tradiciones, cada pueblo y cada zona tienen su variante del Spritz, siendo la fórmula con vino blanco espumoso la más celebrada.

Y regresando a tierra, a la hora del aperitivo, sirvámonos un Spritz. ¿Cuáles son los ingredientes del cóctel? Prosecco, Aperol y agua o soda. En La Mafia se sienta a la mesa lo puedes degustar en dos tamaños, piccolo y grande, disfrutando del auténtico sabor del aperitivo italiano. ¡Todo un placer!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *