Categorías Nutrición

Cómo hacer una focaccia italiana: Receta original

Publicado el

La focaccia es uno de los platos dentro de la gastronomía italiana imprescindible y que se disfruta tanto sola como acompañando otros platos. Pero ¿cómo es la auténtica focaccia italiana? ¿Cómo conseguimos que su masa sea perfecta?

En nuestros restaurantes de La Mafia nos encanta acompañar algunos de nuestros entrantes con esta deliciosa receta italiana.

Como en todo, usar ingredientes de calidad para su preparación será esencial, al igual que contar con un chef experimentado. Si no es tu caso, ¡esta receta de focaccia casera también es para ti! Solo te pedimos un poco de paciencia y tratar con delicadeza esta masa húmeda que permite un resultado crujiente por fuera y esponjoso por dentro. Vamos con la preparación de la focaccia, un delicioso clásico de la gastronomía italiana.

Ingredientes de la focaccia italiana

  • 500 g. de harina de fuerza
  • 350 ml. de agua tibia
  • 10 g. de levadura fresca
  • 10 g. de sal
  • 10 ml. de aceite de oliva virgen extra
  • Por encima: hojas de romero, sal en escamas, ajo y AOVE

¿Cómo se prepara la masa de focaccia casera? 8 pasos

1. Mezcla la levadura, el agua, la sal y el aceite

En un bol amplio, desmenuza la levadura fresca y añade el agua tibia. Mezcla bien ambos elementos hasta que la levadura se diluya. Añade la sal y el aceite de oliva. Remueve bien.

2. Forma la masa húmeda con harina

Es el momento de agregar la harina con un tamizador. Mezcla bien con ayuda de una cuchara hasta que quede homogénea. Te recomendamos que de momento no metas las manos en la masa, todavía estará muy húmeda.

3. Reposar y doblar, reposar y doblar

Deja reposar la masa durante 20 minutos. Transcurrido este tiempo, prepara un pequeño cuenco con agua que te servirá para mojar tus dedos y poder manipular la masa. Tendrás que doblarla en forma de sobre, desde fuera, hacia dentro. Deja reposar otros 20 minutos y dobla del mismo modo. Tras otros 20 minutos, vuelve a doblarla.

4. Traspasa a un recipiente con aceite de oliva

¡Se acabó el reposo! En total hemos empleado 3 periodos de 20 minutos. Verás que la masa ha ido cobrando consistencia y que cada vez se puede manejar mejor. Ahora ha llegado el momento de traspasarla a un bol untado con abundante aceite de oliva.

5. Deja reposar en la nevera (de 12 a 72 horas)

En la nevera, déjala reposar al menos 12 horas. ¡Verás cómo crece! Puede aguantar hasta 72 horas, aunque nosotros te recomendamos que la dejes 24 horas. Por ejemplo, puedes preparar la tarde anterior la masa que utilizarás para la cena del día siguiente.

6. Acomoda la masa en la bandeja

Al sacarla de la nevera verás cómo ha ganado cuerpo y cómo la fermentación ha provocado que salgan las características burbujas de esta masa esponjosa. Pon papel de horno sobre la bandeja y cúbrelo con abundante aceite. Pon tu masa y, con los dedos, extiende desde el centro hasta los bordes de la bandeja. No temas por los surcos de tus dedos, forma parte de las características de este pan. Si la masa se resiste a ser estirada, déjala reposar unos 15 minutos y será mucho más fácil.

7. Agrega el tomillo y la sal

Puedes poner sobre la focaccia muchos deliciosos ingredientes, pero nosotros te aconsejamos optar por los clásicos: romero, aceite de oliva y sal en escamas. Opcionalmente, añade láminas de ajo.

8. ¡A hornear!

Precalienta el horno a 250 grados unos 20 minutos y, a continuación, introduce la masa. Baja la temperatura a 230 grados y cocina la focaccia durante 20-25 minutos, depende de lo tostadita que te guste.

¡Lista!

Otros “toppings” para poner sobre la focaccia

La receta de la focaccia es la misma, independientemente de que se espolvoree de cebolla, de aceitunas o del clásico romero. Eso sí, luego existen multitud de formas de acompañar la focaccia, como el carpaccio, los embutidos italianos o el queso.

En La Mafia preparamos la focaccia con speck, tomate reposado, rúcula y aceite de pesto.

Pero si hablamos de “toppings” para la focaccia, es decir, esos ingredientes que ponemos sobre la masa, estos son algunos de los más famosos, además de romero y sal:

  • Romero, sal y cebolla dulce.
  • Tomate seco y hierbas provenzales.
  • Tomate Cherry y orégano.
  • Focaccia de aceitunas (con negras o verdes, cortadas en rodajas) y romero.

¿Conoces los trucos para preparar la Focaccia perfecta?

La elección de la harina importa

La elección depende de qué focaccia quieras preparar. Si eliges harina común o una más fina obtendrás una miga más suave y tierna. Si lo que buscas es una focaccia de pan fuerte, la harina deberá ser de sémola gruesa. O incluso para una alternativa intermedia, puedes atreverte mezclando harinas.

El aceite de oliva es imprescindible

Un buen aceite de oliva virgen extra no sólo va a influir en el sabor sino también en la textura. Calidad y cantidad a usar son por tanto claves.

Deja la masa fermentar

Ten paciencia y, una vez hayas preparado la masa con mimo, déjala reposar hasta que duplique su tamaño para que genere esas bolsas de aire entre las migas tan características de la focaccia tradicional.

No hornees sin precalentar el horno

En la cocina, las prisas no son buenas; así que antes de hornear, precalienta el horno a 250 grados y baja la temperatura a 230 para hornear tu focaccia.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 38 Promedio: 4.1)